¿Cómo debemos desinfectar frutas y verduras antes de comerlas? En tiempos de COVID-19, no nos olvidemos de otros microorganismos que nos pueden enfermar.

Cristian Iribarren, Laura Navarro, Nancy Calisto, Dr. Gino Corsini, Dra. Katherine García.Instituto de Ciencias Biomédicas. Universidad Autónoma de Chile.

 Es sabido que el consumo frecuente de frutas y hortalizas es necesario para mantener una buena salud y una dieta equilibrada, debido a que estos alimentos son ricos en vitaminas y minerales, además de poseer características antioxidantes que estimulan directamente nuestro sistema inmunológico. De esta manera, la ingesta constante de estos alimentos nos protege contra enfermedades cardiacas, accidentes cerebrovasculares y algunos tipos de cáncer, además de ayudarnos a crear una sensación de saciedad en cada comida, disminuyendo la ingesta de calorías totales.

Según las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), se debería consumir al menos 400 gramos, o cinco porciones de frutas y verduras al día, además de consumir una selección variada, incluyendo frutas y verduras de temporada.

Actualmente, existe una mayor preocupación de consumir alimentos más naturales y frescos. Los chilenos estamos cada vez más preocupados de controlar nuestro peso y tener una mejor calidad de vida, por lo que consumir alimentos de mayor aporte nutricional es fundamental para lograr estos objetivos. Por ello,  las frutas y verduras pasan a ser un elemento esencial en una dieta balanceada.

No obstante, a pesar de sus numerosas ventajas nutritivas, estos alimentos pueden estar contaminados con microorganismos patógenos (bacterias, virus, parásitos y hongos), que contribuyen a originar enfermedades de transmisión alimentaria (ETA). Acorde a la OMS, las ETA representan en la actualidad, uno de los problemas de salud pública más importantes a nivel mundial.

Una gran variedad de factores contribuye a la contaminación de frutas y hortalizas, incluyendo riego con aguas residuales, prácticas deficientes de desinfección, condiciones inapropiadas durante empaque, higiene deficiente de los trabajadores, mal manejo durante almacenamiento y transporte, sin olvidar la falta de lavado de frutas y hortalizas por el  consumidor.

La pandemia de COVID-19, ha reforzado la idea de la importancia del correcto lavado de estos productos y la utilización de diferentes soluciones desinfectantes para el consumo seguro de estos alimentos, además de recalcar la importancia del lavado de manos. A pesar de que no hay suficiente evidencia que indique que el  COVID-19  se transmite por los alimentos, estas conductas de higiene básica permiten prevenir un sinnúmero de infecciones y enfermedades.

En las últimas décadas se ha logrado un control gradual de  las enfermedades parasitarias en nuestro país, debido a la toma de medidas que mejoraron el nivel de vida y de las viviendas, saneamiento ambiental, potabilización del agua, sistemas de alcantarillados y sistema de recolección de basura. Sin embargo, a pesar de los esfuerzos en el control de los parásitos, éstos son capaces de persistir en el ambiente  y de causar infecciones silenciosas y de larga duración, por lo que las personas pueden pasar muchos años de su vida con un parásito, sin notarlo.

Las formas infectantes de este tipo de parásitos pueden sobrevivir a condiciones adversas durante prolongados periodos de tiempo, conservando su infectividad. De hecho, estas estructuras parasitarias pueden sobrevivir a altas concentraciones de diversos desinfectantes de uso común en el hogar como el cloro y el alcohol. En consecuencia, las frutas y verduras frescas más seguras para su consumo son las que se cocinan, seguidas por las que se lavan. Sin embargo, no todas las frutas y verduras se cocinan, por lo que para consumirlas crudas, hay que tomar medidas que permitan evitar las ETA.

Una correcta desinfección de los alimentos, permitirá disminuir la carga de microorganismos, incluyendo los parásitos. Seguir  estas  recomendaciones  en  el  hogar te ayudarán a mantener la higiene de los alimentos y la salud de quienes viven contigo:

 

  • Lavarse las manos con agua y jabón, durante al menos 40 – 60 segundos (Link: https://www.youtube.com/watch?v=NMmAj1EKdVo)
  • Desinfectar superficies y utensilios antes de usar
  • Lavar frutas y verduras bajo  el chorro de agua
  • Desinfectar frutas y verduras
  • Lavar nuevamente bajo el chorro de agua

 

A pesar de que el uso del chorro de  agua  es suficiente para quitar la tierra y algunos microorganismos de manera adecuada, puedes desinfectar las frutas y verduras para mayor seguridad.  Usa  un  recipiente con agua  y agrega unas 5 gotas de cloro  por cada litro de agua (5 ml de cloro por cada 10 litros de agua). Deja las frutas y verduras en reposo durante unos 3 – 5 minutos. Pasado ese tiempo, elimina el agua y vuelve a lavar las frutas y verduras bajo un chorro de agua. Con esto eliminamos  cualquier rastro de cloro y estructuras parasitarias que hayan quedado en la superficie de las frutas o verduras.

 

¿Cómo debemos lavar los diferentes tipos de frutas y verduras?

 

Lavado correcto de frutas y verduras
Tipo de Alimento Medidas de desinfección
Verdura de hoja o tallo

(lechuga, espinaca, acelga, perejil, cilantro, apio, etc).

Elimina las hojas de tallos externos que presenten suciedad visible y lava directamente bajo el chorro de agua hoja por hoja. Deja escurrir bien.
Verduras y frutas de cáscaras dura (zanahoria, manzana, zapallo italiano, palta) Elimina las hojas de tallos externos que presenten suciedad visible y lava directamente bajo el chorro de agua hoja por hoja. En el caso de las frutas frota la superficie suavemente. Deja escurrir bien.  Seca las frutas o verduras con toalla de papel o un paño limpio y almacénalas. Prefiere consumir este tipo de frutas o verduras peladas y cocidas cuando sea posible.
Frutas de cáscaras blanda (frutilla, uva, frambuesas, arándanos, etc) Saca las frutas y ponlas en un colador.

Si están visiblemente sucias, lávalas sumergiéndolas en agua corriente y removiendo la suciedad.

Lave con abundante agua para retirar restos de polvo y residuos.

Se recomienda el consumo de frutillas cocidas

Verduras crucíferas (coliflor, repollo, brócoli, etc)

 

Elimina las hojas externas y lava el resto de la verdura directamente bajo el chorro de agua. Se deben escurrir bien antes de guardarlas.

El repollo debe lavarse nuevamente luego de ser picado o deshojado.

Prefiere el consumo de este tipo de verduras cocidas.

Verduras o tubérculos que se consumen cocidos  (papa, choclo, betarraga, yuca, etc). Lava y asegúrate de eliminar toda la suciedad visible bajo el chorro de agua por al menos 20 segundos, frotándolas constantemente o usando un cepillo suave.

Sécalas con toalla de papel o un paño limpio.

Para el caso del choclo remueve las hojas antes de refrigerarlo.

 

 

Recuerda:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Referencias

https://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0717-75182006000300003

https://www.achipia.gob.cl/wp-content/uploads/2020/05/RECOMENDACIONES-PARA-DESINFECCION-DE-FRUTAS-Y-VER-4.pdf